Sunday, April 30, 2006

Una silla y cuatro poetas


Silla Rietveld

Pienso en el diseño y para no pecar de original (como se sabe, un pecado eterno) vuelvo al lugar común de las sillas y me apoyo como siempre en los poetas. Doy ejemplos:

Grafito en una silla

Silla
operada de los brazos
fundamental como un hueso
no sillón con patas de metal
Knoll
o proyectada por un sub-Moholy Nagy
con nota didascálica

sino silla en serio
silla de madera
anónima
inánime
unánime
silla cuadrúpeda

No aguardas
ninguna “iluminación” particular
ni asiento y clavícula de diosa alguna
que te percutiese –gong-
ni de ningún Van Gogh
que de súbito te hiciera
eterna.

(Murilo Mendes, La virgen imprudente y otros poemas, Brasil)

....

esta es una silla
solo una silla
en ella
se sentó mi padre
mis hermanos
todos
mis mejores amigos

ahora
esta sola
sin nadie

una silla

(Reynaldo Pérez So, Para morirnos de otro sueño, Venezuela)

....

pensar en una silla
pensar en dos sillas
pensar en tres sillas
pensar en cuatro sillas

(Jorge Eduardo Eielson, Tema y variaciones, Perú)

...

Cuando desperté, la silla todavía estaba ahí.

(Guy "Monterroso" Monod, Intertextos previsibles, Mesa de Guanipa)

6 comments:

Luis Alberto Crespo said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Luis Alberto Crespo said...

¿Y mi silla de montar?

Hablo no sólo en mi nombre sino también en el de Francisco Madariaga y en el de todos los poetas para quienes no hay silla más bonita.

Saludos

Aveledo said...

La Silla de Caracas,
la silla eléctrica,
la silla de Miraflores,
el sillón de la Academia,
la silla de Van Gogh,
la silla ginecológica,
la silla del dentista,
la silla del peluquero,
la silla perdida por ir a villa,
la silla turca,
la silla de ruedas,
la silla giratoria,
la silla reclinable,
la silla voladora,
la silla apostólica,
la silla de la reina,
la silla de manos,
la silla de Montejo,
la silla de Murilo Mendes
la silla de Pérez So,
la silla Rietveld.

Sedente silente said...

La silla sola
la sola silla

la sola

la silla

Olga said...

Recitales de poesía en Venezuela: un poeta y cuatro sillas.

Guy Monod said...

"Al Papa Ruperto Doce
ni lo menciona la Historia
porque se cagó una noche
en la Silla Gestatoria"

(tomado de Las Celestiales, de Iñaki de Errandonea S.J.)